Un dolor de cabeza puntual es algo que, quien más quien menos, todos podemos sufrir a lo largo del año. El problema viene cuando este malestar aparece de forma periódica o muy intensa, interfiriendo en la calidad de vida de quienes lo sufren.

Más de la mitad de la población sufre algún tipo de dolor de cabeza o cefalea al menos una vez al año. Se trata de patologías que pueden tener un gran impacto en el día a día de quienes la sufren. En este sentido, la propia Organización Mundial de la Salud reconoce a las cefaleas como a una de las enfermedades más incapacitantes.

Hay tipos distintos de dolores de cabeza, aproximadamente un 90% son lo que los expertos conocen como ‘primarias’. Es decir, no son síntoma de una lesión o enfermedad, sino que se trata de patologías en sí mismas. Las más comunes son la cefalea tensional y la migraña.

A continuación, encontrarás algunas de las principales diferencias entre un dolor de cabeza “común” y un dolor de cabeza por migraña:


CEFALEA TENSIONAL

Características:

Son todas aquellas cefaleas primarias de intensidad leve o moderada que no tienen las características propias de la migraña. Se relacionan principalmente con el estrés, así como con la ansiedad y la depresión. También pueden estar vinculadas a malas posturas o la tensión en los músculos de los hombros, el cuello o la cabeza.


Tipo de dolor:

Se trata de un dolor que se distribuye a ambos lados de la cabeza, sobre todo en las áreas frontales y posteriores, y que causa una sensación de opresión (como un casco o gorro que aprieta). Suele aparecer por la tarde paulatinamente y es de intensidad leve o moderada.



MIGRAÑA

Características

Es una enfermedad muy compleja en la que hay innumerables genes implicados e infinitos factores internos y externos que actúan en conjunción para producir un estado de susceptibilidad a tener crisis o ataques de dolor. Estas cefaleas pueden aparecer de forma espontánea o por alguna causa desencadenante. El factor precipitante número uno que provoca los ataques migraña y su cronificación es el estrés. Le siguen en importancia los trastornos de la regla y del sueño, así como el ayuno. A más distancia podemos encontrar los factores alimentarios y climáticos.


Tipo de dolor:

Afecta a una parte de la cabeza y cuyo dolor suele ser pulsátil (como un latido cardíaco) y de intensidad moderada o grave. Este viene acompañando de náuseas y/o vómitos y fotofobia (la luz estorba). Además, el dolor aumenta con esfuerzos físicos de la vida cuotidiana y el traqueteo de la cabeza.

Los ataques pueden durar entre 4 y 72 horas y el malestar que causa no permite realizar las actividades habituales. Asimismo, en un 25-35% de los casos, antes del dolor aparece lo que se conoce como ‘aura’ (migraña con aura). Es decir, un episodio de disfunción neurológica de menos de una hora y habitualmente visual en el que la persona ve luces, figuras o deslumbramientos, entre otros destellos lumínicos.



*Fuente: Sanitum

Meta Conoce las diferencias entre un dolor de cabeza común y la migraña

KW dolor de cabeza, cefalea, migraña, estrés